jueves, 9 de octubre de 2008

El hombre que se enamoró de su tostadora.

jueves, 9 de octubre de 2008
Hubo en un tiempo, en una ciudad, en una casa; un hombre y una mujer que vivían félizmente casados; NOTA: (entiéndase por "felices", que solo se engañaban una vez al mes y se peleaban 2 veces a la semana). Ella quería una casa nueva, el quería un auto nuevo; ambos trabajaban, ella como abogada y él como abogado, pero por separado; era un caso extraño ya que duraron como novios menos de 24 horas, peor aún porque se conocieron 3 horas antes de serlo; se casaron al día siguiente y después de una semana se divorciaron pasaron 2 meses y se volvieron a casar.

Ninguno de los 2 había apreciado lo que tenía, todo lo obtenían con mucha facilidad, eso incluye, el empleo, el auto, la casa, y el pequeño perro saugs; por eso se podía ver toda la casa desordenada, que realmente era un desperdicio (porque desperdiciaban TODO); no tenían hijos, y hacían cualquier cosa para evitar tenerlos, con esto SI me estoy refirienfo a que jamás habían hecho el amor; ni siquiera habían dormido juntos, ella siempre se la pasaba en la cocina o en el trabajo, incluso el comenzaba a dudar que su esposa tuviera una habitación propia; no solía hablar con ella, ni siquiera observarla; hace mucho que olvidó como era realmente, incluyendo su aspecto físico y sus sentimientos.

Un día todos los ingenieros de la compañía incluyendo el esposo organizaron un concurso de dominó; resultando el esposo el ganador, ganó una tostadora electrónica, era muy bonita, y nueva, uno alcanzaba a ver su reflejo como si se viera en un espejo en ella.

Llegó a su casa feliz de lo qe había conseguido, no pensaba compartirlo con su esposa, la quería para el solo, todos los días preparaba su pan tostado para el desayuno, en ella, e inmediatamente la limpiaba cuidadosamente con cun trapito semíhumedo, con el propósito que siempre se viera nueva. la desconectaba y la guradaba en un lugar seguro donde no guradara polvo, todo esto lo hacía debido a que era la primer cosa que obtenía con su propio esfuerzo; llego a ser tal su obsesión, que incluso a veces veía la televisión con ella, dormía con ella, (me refiero a que se ACOSTABA con ella). y la sacaba a pasear.

Un día (otro, no el mismo), se dió cuenta de la locura que había desarrollado, que decidió consultar a un psiquiatra para que le ayudara con este problema; esto fué lo que ocurrió:

-¡Doctor tengo un grave problema!
- ¿Qué es lo que pasa?
- Esque creo que... bueno, ¿no pensará burlarse de mi verdad?
- Por supuesto que no, estoy para ayudarte.
- Oh, ¡gracias!, bueno lo que pasa esque... ¡creo que me he enamorado de mi tostadora!
- Hmmm... Ya veo, dijo; dígame ¿Es usted casado?
- Si, si señor
- Hmm... y dígame, ¿Cómo es su esposa?
- Pués... hmmm... Estem... La verdad... No lo recuerdo Doctor
- Oh!, ya veo
- ¿Cuánto tiempo lleva casado con ella?
- La verdad... tampoco lo recuerdo Doctor
- Hmmm... Parece que es un caso complicado
- ¿Qué es lo que tengo Doctor?
- si no me equivovco... Usted nunca tuvo esposa, ¡Siempre estuvo casado con su tostadora!
- ¡¿¡¡Qué!!!??!, ¡Es imposible!
- Se que es difícil de entender pero es cierto, mire, creo que necesitare verlo de hoy en adelante cada semana este mismo día, quiero que se tome 2 de estas cada vez que sienta atracción por un ser no animado, y por favor... deságase de su tostadora lo más pronto posible.
- (el "esposo" trató de relajarse), esta bién... lo haré... Muchas Gracias... Doctor Saugs....

En ese momento el esposo abandonó la sala.

1 comentarios:

flor dijo...

waaaa tienes q seguir cn la historia
es tan... aah! no se xq me recuerda a stephen king
bno no, si se jaja
el caso sq sta muy bna la historia
siguele jaja
no nos dejes a la deriva sin sabr q paso cn el "esposo"
xDD
by.by.
flowersita

Publicar un comentario

 
Poemas de Amor De una Mente enferma. © 2008. Design by Pocket